Reflexiones

Suspiro. Por fin tengo un momento para mí mismo. Para pensar. Sí, para abandonarme en el torbellino de pensamientos que azota mi mente. Oh sí. Me relajo y me pongo delante de la pantalla del ordenador. ¿Qué saldrá hoy? ¿Qué tengo que decir al mundo?

Querido lector, atrévete a beber de mis pensamientos, a digerirlos, a disfrutarlos. O no.

Has decidido tú entrar en este blog de literatura, ¿te vas a quedar como un mero expectador? Lee, piensa, opina.



Y tú, ¿por qué escribes?

El escritor, ¿nace o se hace?

Mirar hacia otro lado no vale

Principio del fin

Con cuentagotas para no sentirme solo

La montaña rusa: día a día de un escritor

Reflexión tras los primeros pasos


Cartas de un tonto cualquiera: carta de presentación

Dinero y prisa, para que luego te entre la risa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada